Las plantas de vacaciones

53d52913af13b9c10f1aebb9a3d11057

‘¿Cómo estarán las plantas?’, se preguntaba mi madre con voz lo suficiente alta para dos niñas pequeñas, durante las primeras vacaciones del año. Hoy tengo su misma edad y, aunque sin hijas, me he visto reflejada en ella regando y abonándolas con el mismo cariño que se me hacía extraño al crecer, el día antes de subirnos al coche. Todo eran prisas, mochilas y nervios, menos cuando se abstraía ante ellas y parecía hasta triste. No la entendía, ¡cómo podía ponerse así si nos íbamos de Semana Santa! Ahora, entiendo que sería porque cuando nos vamos, aunque sea unos días, algo muy vivo se queda en casa. Y no sólo las preocupaciones o las plantas. Me refiero a algo todavía más íntimo, escondido en el pasillo, en las luces que encendemos en casa para ver la tele sin que se reflejen en ella. He descubierto que el abono de Guano es estupendo. Y, aunque siempre intentábamos llevarlo bien, cuando me daba por comer fatal, fuera de casa, ella ponía esa misma voz del principio y decía: ‘¡Cuándo tengas hijos me entenderás!’. ¿Cómo íbamos a saber que no los tendría? ^–*_¡Ay!

 

De niña era muy llorona:

 

 

“Las tiendas de flores no tienen nunca cierres metálicos. A nadie se le ocurre robar flores”. -Boris Vian en ‘La Espuma De Los Días’.

 

Palabritas clave del post:

  • dadanoias plantas
If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Related posts:

3 Comments on “Las plantas de vacaciones

  1. No la conocía, pero que bonita y hermosa esa frase de Boris Vian que pones al final.

  2. Más que las frases quería decir el pensamiento en si, porque sin flores y estrellas el mundo sería mucho más lúgubre (y sin tantas otras cosas, claro). Siempre son un buen regalo para chicas tan bonitas como tú ( y no tan bonitas).

    Bona nit

  3. Tomo prestada la última frase. Y todo lo demás tb.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *