Domestica, doméstica

El-Principito-06

http://lakeviewschools.net/viagraonlinestore.org/ viagra women Hay vecinos nuevos en el edificio, justo encima de mi piso. Sé que parece una tontería pero yo los noto mucho porque hacen ruidos inesperados y alegres. Escucho booms y juegos gravitatorios que antes no existían y, al contrario de lo que podría parecer, me hacen una compañía amable. Justo ayer vi la nueva peli de ‘El Principito’, mientras cosía un mono al que quiero vestir con mono, y escuchaba alguno de sus nuevos ruidos, inconfundiblemente infantiles, mientras llorando al final del film me imaginé a los nuevos vecinos haciéndose con el espacio espacial, contentos. A lo largo de mi vida me he trasladado unas siete veces de casa, cada cambio con su olor y recuerdos y películas. Ahora me gusta donde estoy, aunque nunca antes imaginé que vivir sola me iba a acabar gustando tanto, ya llevo cuatro años aquí. Una vez casi me voy a vivir a París. Bueno, hoy con vecinos, con Obi, con un montón de muñecos y en este jardín botánico. Las plantas no paran de crecer desde que llegué, es lo bueno de poder poner tantas especies como quiera y cuidarlas de noche. ¿Qué pretendo escribir en este post? Pues tal vez sobre lo bonito que es vivir más allá de una misma a pesar de estar sola. Vivir en las afueras tiene sus ventajas, el barrio, el ruido, la calefacción de los vecinos, las sonrisas en la frutería, explicar que Obi es un perro friolero, aunque también tiemble en verano. Y que me he apuntado a clases de bordado los martes y que, aunque siga siendo una mujer demasiado soñadora, la vida tiene ruidos que me hacen seguir en ella. Despierta, Marta. ^—*_10 Ruidos que me afectan en casa, a continuación del post.

10 Ruidos que me afectan en casa:

El-Principito-08

 

1) El ruido de la impresora cuando un nuevo patrón empieza a hacerse realidad.

 

2) El ruido del camión de la basura cuando sé que luego me quedaré dormida.

 

3) El ruido de un mensaje que no recibo y está bien también.

 

4) El ruido de ‘Preparation’ de Richard Harvey.

 

5) El ruido de la botella de vino que dura una semana en la nevera.

 

6) El ruido del neceser de maquillaje al buscar el antiojeras.

 

7) El ruido de la lavadora cuando pide ayuda. Tan, tiquitín-tán.

 

8) El ruido de una amiga que te anima, que te domestica, para salir un rato por el ‘treinta  y tantos’.

 

9) El ruido de los cascabeles al enviar los muñecos Me encanta poner sorpresinas en cada pedido, es mágico.

 

10) El ruido del ascensor al sentir que en el edificio vive un dragón que está aprendiendo a volar.

 

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Related posts:

One Comment on “Domestica, doméstica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *