Nothing matters when we’re dancing

gif-sheep-favim-com-3918102

Luís Buñuel decía que ‘la primera película que vemos en nuestras vidas son nuestros sueños’. Y es verdad, igual que el hecho de no recordarlas siempre o de distorsionarlas al explicárselas a nuestros amigos. Películas y sueños que bien podrían ser los que creamos al dormir, o las que vamos a ver al cine, o los que creamos mientras imaginamos nuestro futuro. Tiene sentido que el ser humano se sienta tan a gusto con el formato cinematográfico, hay algo muy real, muy humano, en esta relación implícita. Pero no es de cine sobre lo que pretendía escribir hoy sino de cómo me sentí este fin de año al pedir los 12 deseos. Pues, este 31 de diciembre de 2016 que pasé sola y con fiebre en la cama no podía físicamente comerme las uvas ni brindar con nadie. No tenía fuerzas para tantas cosas. Por primera vez en toda mi vida iba a pedir los 12 deseos en silencio, bueno, con la radio muy bajita, y a 39 de fiebre. Mi cabeza no daba para pensar tantos deseos en tan poco tiempo, estaba ardiendo, no sé hasta qué punto hasta alucinando un poco. Así que tuve que tomar la decisión inmediata de sólo pedir un deseo a sabiendas de que no sería una síntesis sino algo mágico o sin sentido. Marta, desea, desea, me dije. Abracé la almohada, ya empezaban las campanadas, y no sé porqué me acordé de esta frase de Buñuel que cito al principio, y seguían sonando, y yo sin decidirme, hasta que me dejé caer y no deseé nada. Apagué la radio tras el último ‘dong’ y no supe si estaba triste o alegre, orgullosa o decepcionada, supongo ninguna de estas cuatro cosas me podrían haber descrito, hasta que me quedé dormida gracias a la medicación. Tres días después, es decir hoy, me doy cuenta de que por primera vez en mi vida de adulta opté por los sueños en lugar de los deseos. ^—*¡Bienvenido 2017!

 

Este precioso vídeo tiene relación con lo que intento contar:

 

 

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Related posts:

One Comment on “Nothing matters when we’re dancing

  1. Mi sueño particular que deseo se haga realidad con mi esfuerzo: acabar de descifrar un asunto que me traigo entre manos desde finales de 2014… )+( misterio, misterioso pero muy real jaajaj

    Espero que los tuyos se hagan realidad si los fundes con tus deseos, Marta.

    Feliz 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *