En los hayedos

dadanoias-bosque
La armonía está cerca, nos roza.
Las hojas de los hayedos en otoño. La Fageda d’en Jordà. Este lunes subí un volcán, comí mandarinas en el cráter, perdí las gafas de sol al estilo Willy Wonka, conocí a la perrita Trufa. Mi mochila llena de muñecos, un burro de verdad, el ego con tupé, el ruc català, la ovejita de Norit, fotos y juegos de luz entre las piedras volcánicas y el musgo. La Garrotxa es demasiado preciosa. Sé que estoy un poco ñoña pero no quiero disimularlo, es otoño. Si venís a Catalunya, ahora, visitarla con curvas. Aunque haya setas negras y blancas, a lo Tim Burton, aunque lo hayas pasado mal o estés mejor. Yo no podría coser sino fuese por esto. Una oportunidad a la vida, a los árboles, al hayedo. La primera vez que te sientes siempre, la de rojos, amarillos y verdes que se van. Creo que llevaba toda mi vida soñando en este déjà vu real. Enamorarse es esto, es sentirse cerca, muy cerca. Sigo cosiendo, probando nuevos fieltros y formas, suspirando al irme a dormir y avisar a las demás criaturas y decirles eso de que… ‘El peluche se va al estuche’. Cada vez más cerca del final y del principio. ¿Vosotros qué tal estáis? Supongo que al hacernos mayores también nos sentimos más cerca, os imagino hermosos. ^—*_¡Ay!

 

10 sensaciones que anoté en la Fageda d’en Jordà:

 
1) El arte de la naturaleza como sublime, como verdad nuestra.
 
2) Los recuerdos de infancia ante un futuro lejano, palpable.
 
3) La educación de los árboles al rodearlos.
 
4) La timidez de los animales simpáticos.
 
5) El cuerpo como ser vivo, ay.
 
6) Los desniveles de un volcán al comer.
 
7) La risa como amor.
 
8) El sentimiento de ‘estar’ al dejarte llevar.
 
9) Las señales de un camino al cerrar.
 
10) El día siguiente y un recuerdo, todo junto.

 

 

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Related posts:

One Comment on “En los hayedos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *