A los 16 años era gilipollas

Hoy me he puesto la lista de los 90’s y he comenzado a recordar cuando me estiraba llorando en la cama de mi cuarto, cuando vivía con mi familia, llorando por un chico. Lo más curioso es que no he sabido ponerle una cara exacta a ese chico en concreto, porque fueron varios por los que lloré y en realidad no me marcaron tanto. Dándome cuenta de que desde mi adolescencia habré llorado por más de diez chicos, a veces chicos con los que ni siquiera llegué a cruzar palabra, otras por novios que, como máximo, me daban la mano al volver del instituto o me tocaban el culo. Creo que una vez hasta lloré por un profesor de la academia de inglés que tuve a los dieciséis y que por supuesto fue siempre platónico. En realidad, no sé porque lloraba tanto si tampoco sucedía nada grave, no recuerdo que ninguno de ellos me tratara mal, ni nada. Ahora lo rememoro y me pregunto el porqué. ¿Por qué lloraba tanto por chicos que luego nada? Tal vez porque era una romántica empedernida, que no especialmente. O tal vez porque sencillamente era una chica de los 90’s y que pensaba que ‘así’ era el amor, que llorar era una señal de autenticidad hacia lo que sentía. En fin, que era gilipollas. Ojala alguien me hubiese dicho: ‘Mira, Marta, si quieres a alguien no lloras por él si no que te alegras de que exista y le deseas lo mejor’.

dadanoias161 A los 16 años era gilipollas

 

Hoy también he llorado por un chico, pero al contrario de cuando tenía dieciséis años, he logrado verme desde fuera, me he levantado de la cama y he seguido haciendo cosas, ya voy por el capítulo 11 de mi novela, he tomado algo con una buena amiga y he paseado a Obi. Y así de fácil se me ha pasado la gilipollez. ¿Que qué ha pasado con mis sentimientos hacia el chico en el que pensaba hoy? Pues que le he enviado ‘luz y amor’ con toda mi alma y he deseado que él también estuviese bien. Y tal vez no esté bien decirlo, porque puede parecer un poco frívolo aunque no lo sea en absoluto, pero estoy muy orgullosa de mí. Se acabó pensar que el amor es duro, o difícil, o complicado, y que cuando lo siento debo llorar. El amor no es eso, ni necesito ser correspondida para ser feliz, aunque si lo fuese mejor, pero mientras tanto voy a vivir tranquila. Intentando ser tan feliz como si fuese mutuo, aunque en realidad nuestra felicidad no depende del otro.

 

Además, ya lloré bastante de adolescente y luego se me pasó. Mola pensar que el amor es fresco, divertido. Así es como lo quiero vivir a partir de ahora, se acabaron los dramas. Cada vez que me vengan ganas de llorar por un hombre que me gusta  (porque la gilipollez es difícil de erradicar tan rápidamente) le enviaré luz y amor y le desearé lo mejor, sencillamente me relajaré y le dedicaré buenos pensamientos. Y si él los recibe pues genial, tal vez hasta quedemos si nos da la gana. Prefiero amar así, diferente a la generación de nuestros padres. Mucho más libre y de manera espiritual, pero bien. Es que…  ¡Madre mía, los 90’s, como nos machacaron con el amor no correspondido! ¿Ya toca dejar de quejarnos, no? Bueno, a mí ya me tocaba. Ahora, al menos, ya puedo enamorarme tranquila.

 

INXS – Beautiful Girl.mp3

 

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Related posts:

12 Comments on “A los 16 años era gilipollas

  1. Ojalá puedas amar tan fuerte como indoloro. Pero me pregunto si los sentimientos se pueden educar, relativizar o impedir que dejen herida, o a todo eso se le llama volverse insensible.

  2. Este son el tipo de posts que me hacen sentir un poco creepy por querer darle un abrazo a alguien con quien aún no me he tomado una cerveza.
    Besicos.

  3. Te recomiendo mucho el libro “El Arte de Amar” de Erich Fromm, muy cortito, se lee en una tarde. Tiene palabras muy claras hacia el verdadero significado del “amor” no correspondido, entre otras cosas.

    Si hubiera estado en tu cole, me habría enamorado de ti. No hubiera llorado, pero hubiera hecho lo imposible por acabar contigo.

  4. Para empezar; recuerdo que mis 80 eran parecidos a tus 90. Incompletos. Tu no existías.
    Yo lloraba por un melenas gilip… que salía con la señora de mis sueños. Un cantante Italiano me lo recordaba con “señora mia”.
    Un día en el ascensor me rozó y se me esfumó la tristeza como si de una pompa de jabón se tratase.
    Luego el sentimiento extraño le acompañó en ese mágico viaje. La culpable fue un guapa y morena vecina que se sonrojó al decirme” Buenos días vecino”.
    Luego otras ilusiones y otros desencantos. Los hijos. Las rupturas. Y de vez en cuando la blanca nieves de dadanoias. Beso en la rodilla. Y ánimo.

  5. Afortunadamente, la sonrisa y esos alegres mofletes que la enmarcan siguen igual en tus fotos ;-)

  6. Pues si, algo que he podido aprender con el tiempo es que el AMOR, así con mayúsculas, no es complicado, ni dramático, ni sufrido. El AMOR es fácil, enriquecedor, bonito… y si no es todo eso, no creo que se le pueda llamar amor, tal vez otra cosa.

  7. Siempre he pensado que una vez que ves que tras el dolor de una deseo-no-correspondido/ruptura/desamor la vida continua, sobreponerse es posible. Con cada nuevo palo llega una nueva superación. Así, poco a poco y con el paso de los años… de los 16 (por ejemplo) hasta hoy (más mayor) sobreponerse a un revés de amor va de difícl a menos difícil. Cuando es fácil, es que no siginifica nada.

    (Me ha encantado el título)

  8. Es la primera vez que entro en tu blog, siguiendo al autor de “mierdecitas”, he de decir para ubicarte en mi concepto sobre el humor (que podría calificarse como el único bien que poseo por derecho propio). Yo también me veo como un gilipollas cuando miro al pasado. Pero no pierdo la esperanza, estoy convencido de que conseguiré volver a sentirme igual, con lloreras absurdas y, de nuevo, gilipollas. La esperanza es lo último que se pierde, aunque sea por un acto tan tonto de estupidez humana.

    Pero no me hagas mucho caso, porque también lloro cuando “E.T.” se pone enfermo, con partes de “La Bella y la Bestia” y con el final de “El gigante de hierro”. Snif.

  9. Pingback: Crash, Chis, Boom, Bang… | dadanoias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>