Un día de perros

veterinario hoy Un día de perros

 

En el veterinario, hoy, he conocido al perro de ‘Siete Almas’. Ese tan grande que suele tener problemas cardiacos, un dogo alemán, como la protagonista de la película, y que al lado de Obi parecía todo un caballo. En cambio, su dueño era mucho más jovencito que yo, no creo que pasara de los 22 años, y entusiasmado me ha estado explicando como entre él y su novia le han montado una cama enorme y genial para que su perro, ya que se acaban de irse a vivir juntos y han utilizado uno de los colchones sobrantes para él. Me ha parecido súper romántico, se le veía emocionado por todo. Yo a cambio le he sonreído y le he dicho que Obi duerme conmigo porque no hay manera humana de bajarlo. ‘¿Te imaginas que fuese con el mío, al revés?’, y nos hemos reído, imposible. Después la veterinaria me ha dicho que Obi tiene un pequeño hematoma en la cadera izquierda, seguramente de tanto jugar, y que sólo necesita un poco de reposo.

 

 

¿Os imagináis que hubiese tantas razas de perros como de humanos? ¿Con tantas diferencias físicas? El perro enorme que he conocido hoy pesaba 45 Kg, el mío 4.5 kg. Entonces he pensado que en realidad los humanos sí somos muy diferentes entre nosotros, pero las diferencias no son tan formales como mentales y culturales.

 

Ahora estoy intentando que Obi no le tenga tanto miedo a los otros perros cuando los ve por la calle, ni yo a las personas. Que descanse. Poco a poco lo iremos logrando. Entonces será más armonioso vivir, y más simpático, seremos un poquitín menos tímidios. Ay, me gusta más ir al veterinario que al médico, aunque casi nos digan lo mismo. Ese chico de la sala de espera estaba lleno de ilusión, hasta se me ha contagiado un poco. Aunque hoy haya sido un día durmiente y duro para mí, antes de ir. Miro a mi alrededor y puedo captar su belleza, aunque esté un poco melancólica, lo llevo en vena. En conclusión hay gente buena, la mayoría,  y creo que por eso no deberíamos tenernos tanto miedo entre nosotros. Así todo sería más hermoso, ¿no?

 

 

 

Palabritas clave del post:

  • perros de fieltro
If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Related posts:

3 Comments on “Un día de perros

  1. Gracias por este post tan bonito… Nos envías ilusión al fin del mundo!!!

  2. Yo tengo una bretoncita canija muy miedosa. Cuando íbamos por la calle se ponía a ladrar a todos los perros con los que nos cruzábamos. Hasta que empecé a llevarla al parque de perros. El primer día ladró mucho (muy alto y muy agudo) y lanzaba bocados al aire para alejar a los 8 perros de todos los tamaños que se le fueron encima a olisquearla. Cuando intentaba esconderse entre mis piernas no la dejaba, me alejaba unos pasos. Puede sonar mal, pero cuando se siente protegida se pone más agresiva y yo necesitaba que aprendiera a gestionar todo el estrés de estar con otros perros.
    El segundo día ladró menos y el tercero menos aún. El cuarto por fin jugó con otro perro. Aún es un poco miedosa y no juega con todos, sólo con algunos que le caen en gracia o algo, pero disfruta el parque como nadie y ya no le ladra ni se asusta de los otros perros cuando vamos por la calle

    El parque de perros es el mejor invento de la historia. Es mi momento favorito del día
    =)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>