Obi

obi1 Obi

Hoy he estado todo el día escribiendo mi novela con Obi en el regazo, por lo que todavía queda un poco para que salga a la luz pero será tan de corazón en todos los sentidos, tan a gusto. A parte de esto, hoy he ido a terapia y he paseado a Obi cinco veces a lo largo del día, en cada pausa (más la que me queda), lo estoy domesticando y estoy aprendiendo a mirar distinto, es muy gracioso, desde que vive conmigo escribo con él sobre mí y escribo más contenta, con más confianza. Uña y carne, sí. Ahora entiendo porqué tenía que ser un Piccolo Galgo Italiano, nos parecemos mogollón. Y os confieso, no sin cierta vergüenza, que Obi duerme en mi cama desde que llegó. Sí, llevo una semana de sorpresas y a la vez más tranquila que nunca, más zapatilla. Es el perro más cariñoso y bueno que he conocido en toda mi vida, es un ángel perruno. Tan melancólico y divertido, tan divino y artístico. Mi inspiración a lo can. Es como una nutria terrenal. ^—*_Es amoR

 

Estos perritos son tan buenos que dan ganas de bailar danza contemporánea con ellos, con sus largas patas de Duato. De animal egipcio, de jeroglífico, de historia hasta ahora. Cuando le miro, a sus ojitos con forma de almendra, me emociono sola. Sola, como estoy todo el día aunque no lo esté. Porque como soy tan empática me afecta mucho todo, cualquier ruido, llamada, email, como a él. Como a él cuando pasea, que cualquier cosa le distrae al máximo. Es que le entiendo, el mundo es fascinante, tal vez por eso esta raza fue la primera en ser domesticada por el ser humano, por sensibilidad.

 

Cuando fui a adoptarlo me dijeron que en España no había casi Piccolo Galgo Italiano porque aquí la belleza no se aprecia en su esplendor, y en el fondo estoy de acuerdo con ella. Ya tiene ocho meses. Somos un país austero, hasta grotesco. Por eso estos perros aprecian mucho estar con personas sensibles, artistas o amantes de la música. De verdad que es así, hasta les encantan las manualidades y las voces finas. Son encantadores. Obi es un tesoro, camina, come, ladra un poco, baila, come y lame con tal elegancia que ya sólo me apetece escribir hoy este post sobre él. Y lo mejor de todo es que a él le encanta que lo haga, estoy alucinando. Me acaba de lamer el codo porque sí. ^—^_¡Miau!

 

Este finde lo llevé al playa para que corriese libre, y así lo hizo. Pero preocupándose por mí, que aún me estoy recuperando, ya casi súper bien. Es un perro bueno, tranquilo, melancólico e inteligente. Hace poco un gran amigo me preguntó si no valoraba demasiado la inteligencia al elegir a mis amigos y yo le dije que no, Obi me entiende. Y mi amigo, el que me lo cuestionó, en el fondo también me entendía aunque gruñiera al jugar. Es amor verdadero.

 

Ray LaMontagne – You Are The Best Thing.mp3

 

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Related posts:

2 Comments on “Obi

  1. Nuestra Kyna también duerme con nosotros, junto a nuestros pies en nuestra cama. La adoptamos rescatándola de la jaula de la perrera. Tal vez por eso, por haber estado encarcelada sin merecerlo, siendo inocente, es por lo que la consentimos en todo. Queremos que el resto de su vida -ya no era joven cuando la acogimos- sea muy feliz y le haga olvidar lo sufrido. Para mí, no hay lugar a duda: es parte -y muy importante- de la familia.
    Besines!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>