Elige tú

dadanoias el Elige tú

 

Elige tú’, esto es lo que me dijo mi terapeuta el día que entendí porqué todas mis relaciones anteriores habían fracasado. Porque siempre me había dejado ‘escoger’, llevar… ¡Ya me entendéis! Que cuando llamaban a mi puerta, o me presentaban al amigo perfecto de una conocida, a veces no me lo pensaba mucho, y venga, que ya nos estaba dando una oportunidad, él a mí y yo a él. Intentando que fuese bien. Pero al final mal, aunque hubo etapas bonitas.

 

No os penséis que soy tonta, o vaga, o pasota, por esta aparente despreocupación ante la elección de mis amores, amantes o parejas, es que supongo que lo llevaba con mucha ligereza. Era más joven, más inocente (¡que ya es decir!) y, a pesar de lo que me creía, más romántica que Julia Roberts en Pretty Woman. Más veinteañera, más loca por todo. Por entonces, si alguien quería algo conmigo y me gustaba me hacía una ilusión tremenda, hasta llegar a pensar que tal vez ese sería el amor de mi vida, el definitivo, pero se ve que no. Y encima, luego, me quejaba cuando iba mal, y soy un caos cuando algo se acaba. Me costaba mucho, aunque seguía soñando. Y sigo, pero más tranquila conmigo.

 

Hasta que un día, hace unos meses, mi terapeuta me preguntó cómo había sido capaz de salir con un chico como mi último ex si de verdad era tal y como se lo describía durante las sesiones, que lo era. Fue entonces cuando, juntas o tal vez yo sola, descubrimos que yo no inicié esa relación sino él, como en casi todas las anteriores. Aunque en este último caso fue más hard, porque se me presentó con una maleta en mi mini-ático. En el que ni siquiera cabíamos los dos, y luego… bueno. ¿Pero cómo es posible que no me hubiese dado cuenta de esto hasta ahora?

 

En serio, que yo soy una chica espabilada pero en esos momentos de la terapia, al descubrir que yo no les había elegido, me sentí la chica más tonta del mundo, experimentando a la vez un extraño alivio de perdón. Como esos suspiros que bien podrían describirse con un signo de inflexión, comprendiendo conscientemente ese sentido del romanticismo que me acompaña desde ‘Cumbres Borrascosas’. Hasta tomar la gran decisión de elegir yo a partir de ahora, de despertarme mucho más pronto cada mañana, y de enviarle un email a… ^—^!_¡Tal vez un día continúe esta historia!

 

 

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Related posts:

¿Cómo se mata a una Pareja Invisible?
En busca del Edén
Modèles (réels) à tracer
Comments
7 Responses to “Elige tú”
  1. Jaja! me ha encantado esa frase de “en serio, yo soy una chica espabilada”! ¿Cuántas veces me la habré repetido? pero es que los manipuladores prefieren gente espabilada! :( y, estoy, segura que todos y todas con veintitantos hemos caído en la absurda red de manipulación de algún otro veinte o trentañero con necesidad de manipulación… U___U ¿Sabes lo mejor? (me digo yo) ¡Qué ya pasó! y para la próxima lo verás venir! :)

    Me alegro de que te hayas dado cuenta, éstos pasos nos hacen ser mucho más felices aunque sepamos que la hemos cagado! :)

    bss

  2. tio g dice:

    Solo tiene que elegir su camino, se teje su hogar. Yo elegí el celibato como un adolescente, pero no lo sabía. Así que tuve diferentes novias / Mujeres con mí hasta que tenía 40 años, y de nuevo a 45. Siempre saboteado las relaciones entre 1-5 years.This tenían una niña de 8 años pasado, y ella me eligió como su padre. Esa mujer es mi mejor amigo ahora, tengo un dauther 20 años de edad para la vida, y yo disfruto de mi celibato más que nunca. La mujer siempre elige. Desde el inicio. La vida es como un trabajo, si te gusta lo que haces, todo parece fácil y divertido. Pero hay que tener tiempo para ti, sólo tú. Y no olvidemos que somos animales, y las diferentes etapas de nuestra vida exigimos cosas diferentes ans sentimientos y sorpresas. Si te gusta, de verdad, el amor se reflejará.

  3. Señor A dice:

    Una mañana te despiertas y te miras al espejo, el reflejo te sonríe.
    -Elige una vez mas- te dice, como quien no quiere la cosa (una cosa cuántica por otro lado)
    y todas las mañanas de tu vida te eliges a ti y a veces, a la persona que tienes en la cama

  4. dadanoias dice:

    Me encanta la canción Conde Mosca.

    Besos en las rodillas Soraya, Gordon, Señor A.

  5. Canichu dice:

    Bueno, supongo que a veces pasa. Pero tú también elegirías algo de esa relación, aunque fuese un poco. No sé, una relación siempre es a dos. En algún momento, cuando ya des todo por terminado, quizá llegues a ese espacio donde también veas que hubo algo positivo. Un abrazote, Kahlo.

  6. Juanma dice:

    El éxito o fracaso de las relaciones depende en una gran medida de uno mismo, solemos echar siempre la culpa de los fracasos a otros y atribuirnos el éxito a nosotros mismos. No existen príncipes azules ni princesas , sino personas y ctodas las personas son siempre imperfectas. Muchas veces nos negamos a ver las señales que nos dicen que esa persona no es la adecuada, pensando que la gente cambia. Pero no cambiamos, evolucionamos y no siempre para mejor. Y suele ser bastante habitual que desde fuera se vea lo que es lo obvio , pero no así nosotros. El amor como la cocina es cosa de práctica y selección de buenos ingredientes…..

Leave A Comment