Come en inglés no es Come

anakrass1

Tengo tantas emociones dentro de mi cuerpecito que me cuesta mucho comer, estas últimas semanas no-tragar se ha convertido en todo un acto de rebeldía inconsciente. Como si cada vez que intentara ingerir cualquier alimento mi cuerpo se negase a aceptarlo, y tuviese que comer igualmente. Es cierto que de pequeña me costaba comer, pero era más que nada porque me aburría profundamente del ritual de la comida y la cena, luego ya se me fue pasando. Hasta hoy, que estoy alucinando con mi nave espacial, como si estuviese perdiendo el derecho a enfocar mis plafones solares. ¡Es que ni un sugus azul!

 

Así que he adelgazado cinco kilos en tres semanas, y como siga así me voy a quedar en los huesos, pero no quiero quedarme tan flaca. Que a mí me gustan las curvas, de veras. Por eso, hoy escribo para hablar con mi cuerpo: ¿Qué tengo que hacer contigo? ¿Cómo lo vaciamos un poco de tantas emociones? Ya hago listas, y veo pelis New Age y tomo mi hora de sol diaria, lo prometo. Pero para vaciarme y dejar un hueco por dentro parece que tendré que hacer más, ‘molt més’. Escribir más, coser más, sonreír más, caminar mucho más, leer el horóscopo que no me creo, o hasta ponerle una vela a la virgen que llevé dentro, hasta los 18 años. Tal vez debería pensar en empezar a ‘perdonar’, pero es que no creo que pueda hacerlo hasta que Twitter mejore lo de ‘bloquear’ a personas. A ver, Twitter: ¿Por qué puedo leer los tweets de una persona que he bloqueado? ¡No se entiende!

 

Puedo sacar la lengua, reconozco que ayer estuve mucho rato mirándome la boca por dentro. Siempre me ha hecho mucha gracias que tengamos campanilla y eso. ¡Menudo diseño! Los dientes también me parecen estructuras alucinantes, y pensar que voy por la segunda tanda, qué pasada. ¿Cuándo se me caerá el primer diente de la segunda generación de dientes? No llego a tocarme la nariz con la lengua, pero me cabe el puño en la boca. No suelo metérmelo casi nunca porque me da miedo que se me desencaje la mandíbula. Como si pudieses meter a un elefante en un coche pequeño. Un elefante conduciendo en busca de los sugus que hay al otro lado de la sábana. Será eso, será que tengo la voz muy fina y si no escribo ‘COME’ no lo oigo bien allí dentro. De abuelita seré sorda.

 

 

Tennis – Marathon.mp3

 

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Related posts:

7 Comments on “Come en inglés no es Come

  1. En un número y una abreviación: 40 Kg.
    Aunque al parecer tú lo llevas mejor… tú al menos tienes la firmeza para no menguar.

  2. ‘Escribir más’. ¿Más?

    ¿Lees los tuits de las cuentas bloqueadas porque entras en ellas o porque hay amigos comunes y hacen RT?

    Estás invitada a comer cuando quieras. Urta, bacalao, pescaito frito… Hasta que te hartes.

  3. La abuela de su nieta le dijo un día: “nene, vas a tener una digestión durita con esta pérdida, tú tranquilo que echarás lo que no te sirve, quizá hasta adelgaces algo, pero el cuerpo, que es listo, se quedará con lo bueno y hará espacio para nuevas proteínas, vitaminas, nutrientes y … esoytalcorazón”

  4. “que tendré que hacer más, ‘molt més’” La verdad es que no ‘tienes’ que ‘hacer’ nada, el peso de tus emociones no depende de lo que hagas o no. A ti te curará el tiempo, lo cual es una inmensa suerte.
    Firmado, uno que te lee, a veces, desde hace mucho tiempo pero nunca (o casi nunca) dice nada.

  5. La comida es el combustible, Marta. De combustible para el cerebro. Combustible para el cuerpo. Si usted pierde peso demasiado rápido, su pequeño corazón se detendrá. Todos sus órganos voluntad. Dejar de hacer esto. Comprar chocolate o cualquier cosa que te gusta. Comer, ahora. Entendido. Yo no quiero tener que ir a la cuchara que alimentan, Bebé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *