Entrevista a Jorge Chamorro, la cáscara amarga

Comprometido con la vida y sus ideales, el diseñador y artista visual Jorge Chamorro marca estilo con sus collages y composiciones gráficas en su estudio ‘La cáscara amarga‘. Un juego de recortes, combinaciones, tijeretazos y estructuras visuales en los que la poesía surge de manera natural. Con discurso propio, y una personalidad de ‘polla records’, aquí la entrevista que tan amablemente ha concedido a dadanoias. ¡^–*_si eres joven y rebelde, CocaCola te comprende!

 

Entrevista a Jorge Chamorro:

KAHLO: ¡Buenas tardes Jorge! El nombre de tu estudio, ‘La cáscara amarga’, ¿tiene algún significado en especial?
JORGE CHAMORRO: El nombre viene de una conversación con mi abuela, que me contó una noche que así llamaban a los rojos los de su quinta. Y a mi, que soy más ácrata que Bakunin y a mucha honra, pues me sonó muy bien, muy poético, así que, como andaba empezando a trabajar por mi cuenta y de algún modo había que bautizar al chiringuito, investigué sobre el término y descubrí que se refiere, más que sólo a los rojos, a los críticos con lo establecido, a los que no están del lado biempensante, y la expresión procede, por lo visto, de los tiempos de la constitución de 1812. Luego ha tenido otras muchas acepciones, según la RAE, puede significar “persona de ideas avanzadas” o “homosexual”, ya me contarás qué tiene que ver una cosa con la otra, pero bueno. Yo me quedo con la acepción de “crítico”, que es mi rollo, al fin y al cabo.

 

 

K: Observo entre tus últimas propuestas gráficas una serie de pósters vinculados al movimiento 15M, y luego dos pósters diseñados en 2010 para Greenpace. Es fantástico que utilices tu trabajo para comunicar ideas y campañas en las que crees de verdad, una opción personal motivadora. ¿Cómo sueles vivir este tipo de colaboraciones?
JCH: Estos trabajos siempre son bonitos, darle salida a tus rollos políticos, pues es un gusto. Entre hacer una gráfica para vender calzoncillos o para una manifestación, pues no hay color. Lástima que de esto no se llene la nevera. Es cierto que luego, cuando te metes de lleno en la realización de un trabajo, de una identidad corporativa o de lo que sea, tengo la suerte de disfrutar con cualquier cosa, de todo se puede rascar, siempre se puede aprender (siempre que no sea una estupidez supina o que vaya contra mis ideas, en cuyo caso, pues no lo hago –y la nevera por llenar, claro).

 

 

K: Tus collages van más allá del juego estético gratuito, metáforas visuales que nos animan a encontrar nuevos significados en las imágenes que reconstruyes y unes en una sola . ¿Cómo empezó tu amor por el collage?
JCH: De la manera más tonta, como un juego, por un lado, y más lógica, por otro, como algo que tenía que llegar, es algo bastante cercano al trabajo de diseño gráfico, donde tantas veces se ha de buscar un juego visual, una metáfora con un par de imágenes. Y el trabajo de collage tiene el gustito extra de que no es bajo encargo, que uno hace lo que le da la gana. Y que es sin ordenador. Aunque el proceso intelectual es muy parecido, la energía no tiene nada que ver, no es lo mismo un teclado que una tijera ni una pantalla que un papel bonito.

 

 

K: Has publicado un libro de ‘Collages’ con Blur y dado algún taller al respecto. ¿Podrías compartir con nosotros algunos de tus referentes principales en esta disciplina?
JCH: Hay mucha gente muy buena haciendo collage por ahí. De mis preferidos son Hanna Höch, Nicolás de Lekuona, así dentro de los clásicos. Más actuales me encanta el trabajo de John Stezaker, el de James Gallagher, el de Eva Han, el de Beth Hockel, el de Brion Nuda Rosch… Y el de muchos más.

 

 

K: Tus propuestas gráficas editoriales son realmente potentes, como las portadas de libros que has diseñador para Santillana. ¿Cómo sueles afrontar visualmente la portada de un libro?
JCH: Pues con todas las ganas que cualquier trabajo, aunque desgraciadamente, el diseño de portadas, al menos en este país, es una vergüenza, se diseñan portadas sin poder leerse el libro, porque aún no está impreso, porque los editores no facilitan los textos… Es de coña, se juega a ver si suena la campana. Así es complicado hacer un trabajo honesto. La vida moderna de las prisas y la churrería rápida, ya sabes.

 

 

K: Páginas webs, imágenes corporativas, catálogos, pósters, realmente tocas muchos ámbitos del diseño y de la comunicación visual. ¿Hay algún campo en el que aún no hayas trabajado que te haría ilusión tocar?
JCH: Nunca he hecho la portada de un disco y me pirra la música, así que eso está ahí pendiente.

 

 

K: ¡Te pirra la música! Pues sería bonito terminar la entrevista con una canción con la que te sientas identificado…
JCH: Se me viene a la cabeza un verso de La Polla Records: “Si eres joven y rebelde, CocaCola te comprende”

 

 

K: Muchas gracias Jorge :)
JCH: A ti.

 

 

 

One Comment on “Entrevista a Jorge Chamorro, la cáscara amarga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *