Kahlo entrevista a Isabel Franc y Susanna Martín

viagra online us pharmacy Isabel Franc , reconocida periodista y escritora de libros tan recomendables como Lola Van Guardia y Con pedigree, se estrena hoy como guionista en el mundo del cómic con Alicia en un mundo real, para explicarnos su experiencia con el cáncer de mama. Una enfermedad que afecta a más de 15.000 mujeres al año en nuestro país. De la mano de Norma Editorial, y las maravillosas ilustraciones de Susanna Martín, ésta es la historia de una mujer llena de vitalidad y sentido del humor, de acento ‘woodyalleniano’, que nos hará entender y sentir lo que se pasa durante todo el proceso de la enfermedad hasta su curación. Y es que, como ella misma dice: “la vida después del cáncer ya nunca es igual… pero viene a ser lo mismo”.

Al entrar en la sala me encuentro con dos mujeres sonrientes y de rostro algo cansado. Lógico ya que el día anterior, la Diada de Sant Jordi (El día del libro en el resto del mundo), estuvieron firmando y promocionando el libro todo el día. Isabel casi no tenía voz por lo que me escribió en un papel que contestaría a mis preguntas de modo escrito durante la entrevista, Susanna por su parte parecía dispuesta a ayudar a leerlas en voz alta si hacía falta. La situación era bastante cómica, por lo que nos sentamos y encendí la grabadora por si las moscas. Para mi sorpresa, a la segunda pregunta, Isabel empezó a responder en voz alta, no sin esfuerzo y convicción. ‘Realmente tiene una energía espectacular’ – pensé. Y el resto, mejor os lo transcribo…

¿Cuánto tiempo os ha llevado hacer este libro?
SUSANA: Casi dos años.

En la introducción del libro, Isabel ya nos explica que escogió el formato de novela gráfica porque cuando estás en tratamiento de quimio es difícil concentrarte en la lectura y éste representa un modo de aligerar la lectura. Pero ¿había algún motivo más? ¿Antes de emprender la aventura, ya eras consumidora de cómics?
SUSANA: No, Isabel no era fan de los cómics, de hecho el primero que ha leído es este, el suyo.
ISABEL: Bueno, tanto tanto no. Algo sí había leído de pequeña. El hecho es que me pareció que era un formato que podía llegar a mucha más gente, desde gente que no lee porque no tiene tiempo o porque no le gusta hasta gente más intelectual, que ahora está muy metida en este mundo de las novelas gráficas. Y luego, también ayudaba mucho a uno de los objetivos del libro que es desdramatizar .

¿Y cómo surgió la colaboración?
SUSANA: Isabel buscaba una ilustradora, habló con una amiga suya que resultó haber sido profesora mía de La Llotja (Escuela Superior de Arte y Diseño de Barcelona) y se pusieron en contacto conmigo. Encajamos enseguida.

Éste es una libro autobiográfico con puntos ficcionados, las amigas de Alicia que aparecen en el libro son realmente entrañables. ¿Hasta qué punto son reales?
ISABEL: En la realidad había tantas personas que llegó un punto en el que Susanna me pidió que no pusiera más personajes en la novela porque empezaba a parecer “La Colmena”. De modo que tuvimos que concentrar un poco a los personajes. Lo que pretendemos es mostrar esa red de amistad que puede funcionar tanto como el sistema familiar tradicional. Es aquello típico de que cuando estás mal la familia es la que va a responder, y no es así en todos los casos. Y aunque responda, también pueden ayudarte otro tipo de círculos como lo es esta red de amigas que yo llamo la tribu.

En el libro se hace mención al testamento vital y al derecho a morir dignamente. ¿Creéis que esto es algo que todo el mundo debería plantearse?
ISABEL: Es algo que yo siempre me había planteado. De hecho tengo un amigo con el que decíamos de ir a firmarlo un día en plan festivo: tú me haces de testigo a mi, yo a ti, nos tomamos un vermutito y lo celebramos. Pero claro, nunca lo hacíamos. Y en el momento en el que me diagnosticaron el cáncer dije ‘ahora o nunca’. Me lo propuse.

No es fácil pensar en la muerte.
ISABEL: En Occidente hay una cultura de la muerte que es un desastre. La muerte de una persona joven es muy trágica pero el hecho de que estén alargando la vida a algunos enfermos de la forma en la que lo están haciendo me parece bastante exagerado. Por eso creo que hay que hacer este tipo de testamento y denunciar este alargamiento de vida a cualquier precio.
SUSANNA: Es que hay mucho miedo a la muerte.

Pero vosotras planteáis el tema de una forma muy natural en el libro.
ISABEL: Sí, hay dos momentos en la novela en los que se trata este tema. El primero es el que acabamos de comentar sobre el testamento, y el segundo aparece cuando “Alicia” le va diciendo a sus amigas que quiere suicidarse. El cáncer es una enfermedad muy paradójica porque tú no estás enferma hasta que no empiezan a curarte. Es decir, tú tienes una vida normal y un día haces una revisión, te detectan un bultito maligno y cuando te empiezas a curar es cuando comienzas a encontrarte mal. Hay una operación, hay una extirpación, un tratamiento muy duro, se te cae el pelo, te sientes muy mal, luego la radioterapia, etc. Entonces, esto es muy difícil de encajar. Y sí que el cáncer lleva implícita esa idea de muerte que en la actualidad ya no es, pero es allí cuando mucha gente se plantea ‘antes de que me mates tú, me mato yo”. Y eso es lo que nuestra protagonista se plantea comentándoselo a sus amigas y pensando ‘jo, y encima no me secundáis en la idea”, sacando hierro al asunto a través del humor.

En el libro aparece una mención a Más que amigas, uno de mis libros favoritos de la adolescencia. ¿Hay un libro de este mismo estilo que me podáis recomendar?
SUSANNA: Jennifer Quiles la clavó con este libro.
ISABEL: Sí, fue el primer libro de autoayuda en este tema.
SUSANNA: Y luego están todas las novelas de Isabel, las de Lola Van Guardia que también están muy bien.
ISABEL: (sonriendo) ¡Gracias! No quería decirlo pero creo que están muy bien, Con pedigree es una de las formas de desdramatización de este mundo.
SUSANNA: Yo me lo leí a los veintitantos y es una buena manera de afrontar tu salida del armario. Porque en este ambiente está todo el mundo un poco loco.

¿Loco en qué sentido?
SUSANNA: En el sentido de que aunque seas homo o hetero no dejas de formar parte de un gran mundo. Que a veces cuando afrontas una identidad piensas ‘madre mía donde me he metido’ porque tienes pocos referentes. Y es entonces cuando lees libros como el de Lola Van Guarda y ves que la gente también puede ser…
ISABEL: Sí, que ya está bien de drama.

¿Y creéis que el hecho de que Alicia sea lesbiana sirve también para acercar este mundo a la sociedad?
SUSANNA: El tema de la homosexualidad del personaje creo que es totalmente irrelevante, secundario y terciario incluso. Por ejemplo, tú coges un cómic de Superman y no es un cómic heterosexual porque ya está dentro de la normatividad en la que vivimos, o mejor dicho la hetero-normatividad. Entonces el factor de que Alicia sea lesbiana es un hecho más, está allí y punto.
ISABEL: Sencillamente no lo obviamos. Alicia es periodista, tiene un círculo de amistades…

En un fragmento del libro Alicia se plantea qué hacer tras la extirpación de su pecho y nos habla del concepto de belleza.
ISABEL: El mensaje más importante que transmite Alicia aquí es la esclavitud a la estética que vivimos actualmente, especialmente la de las mujeres, y eso es lo que quiero romper con el personaje y lo rompe absolutamente.

Sí, porque ella decide hacerse un tatuaje sobre la cicatriz. ¿Puedo preguntarte si eso es autobiográfico?
Entonces Isabel, orgullosa, baja un poco el ancho cuello de su camiseta y sonríe.

Wow, qué chulada…
ISABEL: Te da mucha seguridad. Es muy bonito cuando vas a la playa, aunque yo voy a horas que va muy poca gente, haces tu topless y si alguien te hace un comentario siempre es positivo. El tatuaje es un discurso que dice ‘mírame, no tengo ningún problema con que me mires’. Porque siempre hay una mirada muy oscura hacia lo diferente, un cuerpo deforme o mutilado, pero hay mirada. Así, con el tatuaje, hay una mirada limpia y si alguien pregunta ‘qué tiene esa chica?’, dice ‘lo que le falta’.

Y así de refilón sale una mención a “Ciudadano Kane” …
ISABEL: Sí y también sale una directora que recomendamos muchísimo que es Patricia Rozema, “Cuando cae la noche” y “Yo he oído cantar a las sirenas”. Que son dos joyas.

Para ir terminando, Susanna podrías decirnos algunos ilustradores que te hayan influenciado al ilustrar esta historia:
SUSANNA: Aquí hay mucho manga, principalmente Katsuhiro Otomo, Hergé y un montón de referencias… Y aprovecho para denunciar el machismo que hay en el mundo del cómic.

Sí, porque en el mundo del cómic hay pocas mujeres ilustradoras y muchas que colorean los dibujos de sus maridos. Es curioso…
SUSANNA: Sí, y mujeres guionistas que les dibuje un hombre ahora mismo no se me ocurre ninguna.

Y una canción para acabar esta entrevista con un baile…
SUSANNA: “Las histéricas” de Liliana Felipe, una cabaretera mejicana.
ISABEL: ¡Las histéricas somos lo máximo!

*Podéis comprar su cómic aquí, os lo recomiendo de puro corazón ^–^

Palabritas clave del post:

  • isabel franc
  • dibujo hombre joven
If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Related posts:

2 Comments on “Kahlo entrevista a Isabel Franc y Susanna Martín

  1. Me parece genial este manga me lo voy a comprar mañana mismo. Yo tb he pasado la enfermedad si se le puede decir así y que casualidad que pensaba en hacerme tb un tatuaje original, será por eso?por la seguridad? pq yo no vuelvo a la playa nudista no por mi sino por el susto de la gente.Por cierto Isabel, nos veremos en Barcelona en el recorrido donde has ilustrado alguna de tus novelas, no?
    Un abrazo de corazón a corazón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *