Oct
12

Author:

1 Comment

Un achuchón de nada


Nadadá es perfecto. En el bazar chino más cercano a mi casa no te cobran con tarjeta si el importe no supera los seis euros. Echo mucho de menos un achuchón en el sofá, estoy ñoña. A ellos les da igual que hoy sea festivo y es mutuo. A ver, pues pillo abono para las plantas, una caja bonita, unos cascabeles, y yo qué sé, sólo necesitaba alambre para terminar las piernas del galgo por dentro. Hoy he visto ‘Juliet, Naked’ después de comer. Nunca necesito copia del tíquet, ya lo saben. La película es melancólica, un poco hipster, perfecta para un domingo que sea cualquier otro día de la semana, da igual. Es que nunca llevo suficiente cash. Los actores son estupendos y, mientras la veía, sólo podía pensar que molaría verla en pareja y que uno de ellos me recuerda mucho a un ex al que aprecio mucho. ¡Es que son casi iguales!, ya se lo he dicho muchas veces. En el bazar hay de todo y no hay nada de hada pero paseo, y paseo, por los pasillos y me hago preguntas bobas y profundas con las que volver a caja para sumar, su técnica funciona. Al final me encojo entre los cojines y me pillo una mini suculenta de setenta céntimos para redondear. Y así es como una acaba viviendo en un jardín botánico, viendo pelis casi románticas, cosiendo, y echando de menos. Es un rollo estar mimosa cuando tu vida amorosa es una manta individual por dentro. También saben que no quiero bolsa, y nos deseamos un buen día, hasta la próxima. ¿Y ahora qué? Achucharse a una misma no cuela ni una muela. Y sólo, escrito con acento por principios, son las seis de la tarde. ^—*_¡A continuación el tráiler de la peli liviana! Read More

 

Juliet, Desnuda:

Oct
4

Author:

1 Comment

Senza Un Perché

Soy horrible. Lo digo porque suelo poner motes cariñosos a las personas con las que mantengo un vínculo especial y, mientras esta tarde paseaba por la tienda de objetos de segunda mano, me he dado cuenta de que muchos de estos apodos parten de su peinado, parecidos cinematográficos, comida, o manera de expresarse cuando están contentos. A veces ni los comparto con sus protagonistas, otras sí. Que si Ruiditos, que si Carboncillo, que si Garbanzo, que si Huesitos. A muchas de estas personas y animales os echo de menos con frecuencia, o sólo en ocasiones muy especiales. Ir a pasear por la tienda de segunda mano cuando estoy un poquito triste es reconfortante y pueden entrar perros. También me acuerdo mucho de ellas al escuchar playlists que fui creando en Spotify y que últimamente me ha dado por reescuchar sin silbar. Si estás mal silba, ya sabéis. Que si Soldadito Cojo, que si Gusiluz, que si Tronco, que si Jodie Foster.A veces, me gustaría no ser tan introvertida, y otras me hace feliz descubrir la gran colección de tortugas que ha aparecido en el estante de esculturas raras tirando a kitsch. Al volver a casa le he preguntado a mi madre por teléfono, aprovechando su rellamada, qué harían con mi colección de jirafas inútiles si un día de estos muriese de golpe y no me ha sabido decir, luego le he tenido que explicar de manera extensa que era una broma, que estoy bien, pero que me parecería genial que la donaran a esa tienda para que se volvieran a separar y estas pudieran seguir su camino de modo independiente, también le he contado que tengo una tortuga nueva, pero sólo una, y que mañana nos vemos, claro. No entiendo porqué soy tan nostálgica a nivel vital, echo tanto de menos que salgo mucho a pasear por eso mismo. También me he llevado una maceta de cerámica y una mini silla de mimbre para los ratones. Una vez, alguien me llamó Melocotón durante meses, otra vez me llamaron Ratita, y también me han llamado Tita de Martita, y hasta Goumet. Hace ilusión, es divertido saber que eres más que un nombre de pila, más que un cuerpo, más que una canción, más que un recuerdo, o todo junto y revuelto. ¿Cuándo dicen que llega el frío? Estoy muy cansada. ^—*_¡Ay, a continuación la canción del día, Senza Un Perché, ay, qué tontuna, me encanta la letra y por eso la comparto subtitulada! Read More

 

Senza Un Perché:

 

 

Oct
3

Author:

2 Comments

¿Hay alguien allí?

Subo y bajo en el ascensor, con carpetas gigantes y recuerdos diminutos. ¿Hay alguien allí? Leo hoy una reflexión, ‘¿Para qué sirve lo inútil? , de mi querido profesor de filosofía en la escuela de diseño y vida, Gregorio Luri, e intento sentarme recta. Será mejor que hoy me contenga pero que me ponga muy cómoda, he pensado mientras hacía todo lo contrario, en mi soledadá. Una de las cosas buenas de no tener pareja ni muchos grupos de amigos es que se tiene más tiempo para pensar. Un familiar muy próximo ya tiene a Alexa en su casa, esto es como en la serie ‘Years and Years’ pero de verdad, y sé que en unos meses caeré. Tiene gracia, me he mudado siete veces y, de las siete, seis he vivido y vivo en un cuarto piso. Soy la cuarta de la familia. Ay, Gregorio, cuánta razón. En mi burbuja borraría el recuerdo imborrable de que Carmen Laforet fue forzada por su marido a firmar un papel ante notario en el que ella aceptaba no usar a Cerezales, su susodicho marido, como inspiración de ninguno de sus personajes en las futuras obras. A ver si terminan de una vez el edificio que están construyendo ante la ventana de mi estudio, los pensamientos se mezclan con las vistas que también son visitas. ¿Hay alguien allí? A veces estoy bien y, de repente, me viene algo horrible a la mente, y al revés. De joven cursé el bachillerato tecnológico, por lo que pasé meses con las raíces cuadradas en todo su esplendor, y las recuerdo bellas, no eran difíciles, simplemente hermosas de compaginar, algo así como poéticas, como tú describes, como lo es nuestra muerte en tierra o por incineración. Vivas hasta morir. Está atardeciendo y el cielo es un cuadro que nos une a a todos, que une a todo lo inútil ahora mismo, ay. Suspiro por no suspirar sin querer. Menos mal que un día iré al masajista y estará allí. ^—*_¡A continuación una canción preciosa, ‘Viure sense tu’! Read More

 

Viure Sense Tu:

 

 

Oct
2

Author:

1 Comment

Mood Indigo

Nuestra sombra da miedo y dadá juego, recuerdo que de niña me podía pasar horas jugando a pisarla, a hacerle bromas, a esconderme de ella. A los dieciséis descubrí a Boris Vian y lo entendí. Nuestra sombra son las flores y la vida es lo que hay allí arriba. Ahora no se lleva pero, en esa época, en el patio había neumáticos de coche y en el almuerzo sacábamos latas de zumo de melocotón, con todo eso hacíamos castillos, bunkers y casitas. Ahora, cuando tengo que enfrentarme a mi sombra, veo series, hago palomitas sin gluten, escribo y no lo publico, o me arrepiento de algo que ya no tiene solución y le doy vueltas igual aunque sea inútil. La sombra, cuando haces estas fechorías para evitarla, aparece en sueños de pesadilla, gestos molestos o tics graciosos para los otros. Tantos adjetivos nos van a demoler, pero ni así. ¿Alguna vez habéis tenido esa sensación de llevar un cascabel en el cuello? Me refiero a sentir mucho dolor invisible bajo la cabeza, en la nuez, ese terror que también forma parte del ser humano, y del planeta, y que duele tanto. Por allí arriba está el corazón de los buenos libros, de las buenas personas y de los animales, que están tan cerca de una como lo opuesto, pero es que allí está la luz, jo. Pues eso, que he cosido un murciélago que expresa lo que os cuento aquí, en este post, y que ya está en mi Etsy, sólo uno eso sí. → Tirurí. ^—*_¡Y a continuación el tráiler de ‘La Espuma de los días’ de Boris Vian dirigida por Gondry, que me flipa en las dos direcciones! Read More

Mood Indigo:

 

 

Fino y Personal

Un achuchón de nada

sábado, octubre 12, 2019

Nadadá es perfecto. En el bazar chino más cercano a mi casa no te cobran con tarjeta si el importe no supera los seis euros. Echo mucho de…

Read More

Senza Un Perché

viernes, octubre 4, 2019

Soy horrible. Lo digo porque suelo poner motes cariñosos a las personas con las que mantengo un vínculo especial y, mientras esta tarde paseaba por la tienda de…

Read More