Nov
19

Author:

1 Comment

En el espejo de un zurdo

¿Cómo se siente un zurdo ante el espejo? Esta tarde, mientras miraba el techo de la cama, aunque las camas no tengan techo, he sentido como mi cuerpo disminuía y se miniaturizaba hasta convertirme en una mujer muy pequeña. Y, como en la secuencia final de «El increíble hombre menguante» de Jack Arnold (que os enlazo en este post), un mundo de mini posibilidades se abría sobre mi miniscuidad. El cero no existe. Ahora, soy tan renacuaja, tan chiquituela, que para escribir este post voy saltando de una tecla a otra tecla, ayudándome de una pértiga que he construido con un palillo de la cocina, de esos que antes usaba para comer berberechos. Me siento en el posa manos del teclado para descansar y suspiro de amor, suspiro de ‘ay’ guarda para cuando no hay. Esto es alucinante, la pantalla del imac es el cine más bestia ante el que he estado jamás, y soy consciente, más que nunca, de que todo me va a costar muchísimo más a nivel de escala pero de que me siento muy feliz así. Los colores se han multiplicado exponencialmente y me da por ver galaxias en cada objeto que ya creía conocer. Tengo un significado. Tal vez ser zurdo sea algo así, pienso mientras me quito los calcetines en un baile de pies simultáneo, ¿seré ambidiestra con los piés? Hasta hoy el mundo se medía a través de nuestra escala humana, hasta esta tarde, hasta el día en que todo cambió. Un zurdo es un diestro ante el espejo. ^—*_¡A continuación la secuencia de «El increíble hombre menguante» de Jack Arnold, imprescindible! Read More

 

Secuencia final de «El increíble hombre menguante» (Jack Arnold, 1957):

 

 

Nov
18

Author:

1 Comment

Pájaros en la escalera metálica

Dentro de la escalera metálica de la estación de Provença viven pájaros, hoy los he escuchado bajo las botas de los pies. Sé que viven allí dentro y me recuerdan a los movimientos sociales que acontecen en nuestro marco vital. No crezcas, leo en un texto anónimo. Llamar labio superior al bigote de las mujeres es un eufemismo ridículo, suerte que llevo kleenex y que ayer me puse un montón de crema hidratante. De esta semana no pasa que transplante las tres plantas que piden más tierra, ¿desde cuándo soy tan feliz los lunes? Podría subir andando, como en una canción de Iggy Pop, al revés. Son pájaros que no han pasado el test de turing, las plantas crecen. Por la tarde he aprendido que estrujar en catalán es rebregar, bailo mientras no me lavo los dientes y me huelo un pecho. No tengo los pechos muy grandes pero llego, aunque la tierra la compro en sacos. Tal vez, los lunes, sea tan feliz porque los lunes no tienen número fijo. Estrujar la vida es mejor que decir guay, aunque seas de los ochenta. Suban, estrujen, bajen, ya sabéis. Joder, ¿los escucháis? No hacen pío-pío, hacen piu-piu y lolai. Ceo que no me ducharé hasta mañana y nadie lo sabrá, porque no todo lo que escribo por aquí es verdad, o sí, ni lo sé. Por cierto, que si añades ‘mucho’ a un concepto ganas de broma. Saltar anuncio. Mucho, mucho, mucho.  ^—*_¡A continuación la canción del día, por el lado más bestia de la vida! Read More

 

Yeah:

 

 

Nov
17

Author:

1 Comment

El funcionamiento de un domingo

¿Sabías que una varita mágica sólo funciona si luego intentas cambiar de tema? Es domingo y el botón home del móvil ha dejado de funcionar. Shit. Hace frío y no me apetece salir de la cabaña . La calefacción da sueño. Mañana haré los primeros envíos del calendario dadá para este 2020, que ya está disponible en mi Etsy. Es domingo y diumenge me parece más dulce en catalán. He limpiado un rato, he usado el chip-chip, me he relajado, he cosido varitas, he visto una película de Steven Knight, y ahora estoy escribiendo sin inspiración, creo. Diumenge. A veces, creo que los domingos me convierto en ratón y cabalgo sobre mi perro de un lado a otro del pasillo sin saber el porqué. Me he vuelto a apuntar a vitrall, recomienzo en dos semanas. No quiero morir sin haber creado mi propio planeta de vidrio, junto al gran maestro Joan Serra, ya sabéis que lo adoro. Sólo funciona si eres capaz de cortarte las uñas con amor o con humor. Ayer tuve un sueño erótico en el que le hacía la manicura y le pintaba las uñas a un hombre, espera, voy a por la varita y lo pido. Es domingo y escucho un ya, un yaaaa, desde la otra habitación, subo la música. He visto ‘Serenity’ y el nuevo tráiler de una serie que no veré. Una máquina de mezclas podría ser un mostrador de pintauñas, con sus tapones rojos y verdes. Ven y no te vayas. Un planeta de vidrio en el que dormir hasta todos los lunes. Siento mucho amor y me voy a duchar y cenaré fruta y lavaré la manta, e intento usar el móvil sin botón, no antes de liarme en celo y papel azul. ^—*_¡A continuación la canción del día, de Antònia Font! Read More

 

Me sobren paraules:

 

 

Nov
16

Author:

1 Comment

Antes de hoy

¿Qué día es hoy? Cada día tiene un título, me refiero a los nuestros, a los tuyos, a los suyos, y a este. Qué putada que la RAE le sacase los acentos a tantas palabras dobles, casi a los capítulos. Las grúas pluma guardan un baúl secreto en su perpendicular superior. Hoy he comido con mi padre, y por la mañana he visto ‘La Cinta Blanca’ mientras cosía lazos en palos, es irónico aunque no tenga relación. ¿Existe el humor melancólico? Si es así, me lo adjudico desde hoy a las siete de la mañana hasta que me vaya a dormir, mientras escribo con un calefactor bajo la mesa y escucho canciones en loop. Allí arriba de las grúas se guarda un baúl secreto, con todas las herramientas básicas. No estoy triste, creo que estoy bien, sólo es que de repente estoy con cuatro libros a la vez y siento que me falta tiempo para volar muy alto. Los pájaros también sufren y la grúa se mueve con el viento. El tiempo se acelera cuando tienes fiebre, se alargan los huesos, o remas a través del pasillo, y yo voy con zapatillas de conejo, ya me entendéis. Hace viento, hace un frío de temperatura metálica pero, hoy, hoy de mañana, me he despertado en el lado derecho de la cama y he reído sola, creo que de felicidad. A veces, mejor dicho hoy también, antes de hoy, pienso que tampoco está tan mal dormir con calcetines en noviembre, aunque no sean iguales, y aunque preferiría descalza, en perpendicular del cuerpo. Sin grúas el Vallés estaría vacío. Sí, estoy melancólica pero, va, yo qué sé, me toco el cuello y me animo, y escribo, y leo, y te escribo, y nos escribimos, y otra vez le doy al repeat, y sdkfjalsdkfjd. Los onomatopeyas del teclado son raros. Así que, definitivamente hoy, a este hoy de ti, tú le pones el título. ^—*_¡A continuación la canción del día, invierno a la vista! Read More

 

 

Fino y Personal

En el espejo de un zurdo

martes, noviembre 19, 2019

¿Cómo se siente un zurdo ante el espejo? Esta tarde, mientras miraba el techo de la cama, aunque las camas no tengan techo, he sentido como mi cuerpo…

Read More

Pájaros en la escalera metálica

lunes, noviembre 18, 2019

Dentro de la escalera metálica de la estación de Provença viven pájaros, hoy los he escuchado bajo las botas de los pies. Sé que viven allí dentro y…

Read More