Ago
16

Author:

2 Comments

El mejor juego al revés

Subo y bajo al perro, me subo y me bajo, pestañeo veces. Me como, me ceno de mecenas, y me peino de arriba hacia abajo. A lo ‘Hold Up’ de Beyoncé. Hay nueva temporada de Mindhunter en Netflix y me parece ok, la veré, ya tengo un nuevo no plan. Suena mejor Overlock que Remalladora y son lo mismo pero al revés, hoy he hablado al revés con mis sobris. Es un juego entretenido, hace reír decir lo contrario a lo que quieres decir, no hay motivo pero jaja. Por ejemplo, decir, subo y bajo, cuando en realidad bajas y subes y vuelves a bajar, y así hasta la eternidad. Vuelvo al modo natural. Hoy he ido al cine y he sido feliz, ser tía es un tesoro, un diente de golosina. A veces me pregunto cómo sería ahora mi vida si hubiese sido o poder haber sido madre pero al hacerlo entiendo que es una pregunta trampa y me doy espacio para sentir todo lo que me invade al pensarlo, no es malo ni bueno, es profundo, eso sí. Subo y bajo los calcetines que no uso en agosto, me como una palomita robada, y escucho a la Rosalía diciendo bang-bang. Comparto con ella esos pelillos de las entradas que antes no estaban de moda. Enhebrar la Overlock es como hablar del revés, muero y sigo, no me rindo con la respuesta. He ido a ver ‘Mascotas 2’ y no importaba la peli. Subo y bajo la aguja, el pié del pedal, la entrada para enseñarla. Una silueta me invade, somos una y somos dos y somos siete, somos todas entrando al cine. Como último ejemplo del juego contrario, os diré que estoy en una etapa con tapa, que ya me entiendo. Ay, qué maravilla ser seres con lenguaje propio, más allá del programado, del viral y de las cosas que riman con artificial, por eso es bonito que los animales hablen. ¿Qué tal el agosto? Una vez me apunté  en la libreta que un abrazo es la envoltura al dolor que sólo se nota al tocarnos. A ver qué tal David Fincher, ya os no contaré. ^—*_¡Ay, a continuación la mejor escena de ‘Todo es Mentira’! Read More

 

Ay,

 

 

Ago
15

Author:

1 Comment

You are here

Este es mi dormitorio, un espejo. Tú estás aquí. Llevo cuatro veranos soltera, tal vez tres, la idea de estar sola no es una fantasía, está Obi de Oberón, el Universo, la música, la literatura y las llamas. En estas vacaciones me ha dado por zorrear sin amantes, pronto os cuento, es una cosa muy tierna, una cosa que rima con osa y con todo lo que termine en peligrosa, sin daños ni dientes de oro. La idea de estar sola está sobre todo mi cuerpo, en mis rodillas y detrás de ellas. A veces me culpo y pienso que es por evitación, otras me miro al espejo y me digo que es por elección, serán ambas cosas. No pasa nada de hada. ¿Sabéis lo que me fliparía este verano? Que fuese muy lluvioso, pero no lo es y estoy en casa. La idea de compartir este dormitorio es un cuento adolescente, un espacio ficticio de chinchetas en la pared. Supongo que usar postits es de ilusas, que las cejas grandes son de añoranza, y que la letra cursiva no tiene perdón al intentar ser dulce cuando quieres bailar mal, como siempre. A veces hago la siesta, otras miro el móvil un rato, y casi me duermo mientras espero esa aceptación de la que todo el mundo habla al llorar. ¡Eh, que no estoy triste! Tener cuerpo es una pasada, es una suerte profunda entre nuestro antes y nuestro después de cualquier cosa que sea esta vida y no vida. Si fuese evitación tendría sentido porque sufro mucho cuando no logro entender al otro, y si fuese elección pues me felicito por no tener miedo a amar sin rodillas. Hoy he terminado la última temporada de ‘The Handmaid’s Tale’, y aunque no me ha gustado tantísimo como la primera de ‘Euphoria’, he llorado mucho. Todas somos esas niñas, esas niñas que seremos mujeres, pero Canadá, ¿dónde está Canadá en verano? La mayoría de veces que intento dormir me duermo sin querer o haciendo ver que ya estoy dormida. Ay, sí, bailo mal, la cámara del móvil está sucia, y en mi dormitorio estás tú. ^—*_¡Una canción acorde a continuación del post, con cursiva!
Read More

 

La canción del post es el final de ‘Euphoria’, obra maestra de dormitorio:

 

 

Jul
21

Author:

1 Comment

La mujer que fuimos mañana

Cumplí 18 años en el año 2000, de aquí la foto del post. En esa época me solía preguntar qué haría si sólo me quedara un año de vida, una semana, tres días, una hora, medio segundo, ay. Qué ilusa era aposta de serlo, qué cine tan inocente y brutal. Fue un verano en Florencia. El amor me suponía una distopía utópica y bailaba tan mal como ahora, aunque bailaba mejor. No me recuerdo con rencor pero tampoco con admiración, sólo sé que todo era más intenso, menos paciente, muchísimo más rápido, que un sms antes de acostarme era importantísimo, que no existían los youtubers, que el amor de pareja era de insomnio y que todo me parecía más mortal que ahora. El hilo conductor entre los dieciocho y los casi cuarenta años de vida que llevo andando han sido los perros: Niebla, Tronco, y Oberón. Un pastor alemán, un perro pastor, y un galgo. ¿Cambiaría algo? ¡Pues claro de clara de huevo, pero la yema es lo bueno del huevo! Estoy volviendo a ver ‘Downton Abbey’ con la misma pasión que antaño, lo que más mantengo de esa época es el gusto musical y el perfume. También es verdad que sigo siendo muy sensible, y aún más solitaria y familiar, e igual de amante de la CocaCola que siempre, que sigo no encajando del todo en ningún lugar, y que mi mejor amiga de los 18 sigue siendo mi mejor amiga de los 37. Al conectar con esa jovenzuela del primer día de siglo me dan ganas de darle algún consejo amoroso y laboral pero enseguida me callo y nos sonreímos sin más, ¡haz lo que te de la gana! Entonces ella me pregunta, muy aposta, qué haría si hoy fuese el último día de mi vida con 37 años y me la quedo mirando. Es verano, nena. El pasado cambia cuando nos conectamos a él y también sirve para hablar entre dos personas distintas. Supongo que si hoy fuese el último día de mi vida te diría que gracias, por lo duro y por lo bello. Somos muñecas rusas, la que recordamos al escribrir y la que imaginamos al coser, la que nos escucha y la que nos habla. Un olor, un gesto de baile, una familia que cambia, un amor que no fue, un perro que son ya tres, una CocaCola con limón, una amiga que no se fue, una yema. Somos la mujer que fuimos mañana. ^—*_¡Aix, a continuación una canción preciosa titulada ‘Pass this On’! Read More

 

Pass This On:

Jul
17

Author:

Comment

La Moraleja de Cosicienta

Hoy en el tren de vuelta todo ha ido fatal en Renfe, diluvio, tren averiado, todas empapadas, caos de cercanías. Al llegar a casa he ido corriendo a lavarme los pies y, ya respirando, abro la ventana del estudio y me encuentro con un arcoíris inmenso. Menuda lección, ¿será esta la moraleja de Cosicienta? Al verlo he sentido que la vida me daba una lección, o más que una lección un segundo abrazo en el pie. Y tiene gracia porque hoy en clase de patronaje me he pasado más rato descosiendo que cosiendo, que si la cinturilla, que si el forro, así no lo olvidaré jamás me digo para consolarme. No sé quién decía que el error es creativo, y yo añadiría que es parte del aprendizaje más profundo, que sin el error no seríamos reales, que sin los momentos de bajón no podríamos saber lo que es sentirse bien justo en este preciso instante. Y es que es asqueroso andar con sandalias de verano por una calle repleta de suciedad en la que no llovía desde quién sabe cuándo, uno de los zapatos se ha roto. Tenemos agua en casa, tenemos luz, y eso es mágico aunque lo olvidemos, con un solo gesto de muñeca, agua y jabón y hasta un calzador. Lo del arcoíris, en realidad, ha sido redundante, ha sido para recordarme un fragmento de Chesterton en su libro ‘Ortodoxia’ y en el que nos recordaba que lo realmente mágico de ir en tren es que nos lleve de un sitio a otro, más allá de su puntualidad o de sus hadas. Ya os digo, son días de sábanas de manga corta, y siempre son días para recordar, aunque esta sea desde las cercanías. ^—^_¡A continuación una canción para resumir lo de hoy! Read More

 

Canción del día, ay el vídeo:

 

 

Erótico

Después, de 2012 a 2018

martes, marzo 20, 2018

Por Twitter proponen subir una foto nuestra de 2012 y otra de 2018 con el hashtag #2012vs2018 y me he apuntado y, de golpe, me he visto súper…

Read More

Friducha y el Señor Calabaza

jueves, febrero 22, 2018

Os presento a Friducha junto al Señor Sandía, recién cosidos y piezas únicas, recién subidos a mi humilde Etsy. Dos esculturas blandas inspiradas en Frida Kahlo y su…

Read More