Ago
3

Author:

1 Comment

¿Truco o trato?

¿Quién soy cuando soy una Monstrua? Truco o trato, este es el lema cuando veo que empiezo a hablarme sin gracia, o a juzgar al otro por encima de mis posibilidades, o a pensar de un modo algorítmico. Si elijo truco paro y me pongo con alguna tarea pendiente, cuánto más física mejor, aunque sea bajar a la frutería, limpiar la mampara, pasear al perro, o caramelo de menta. Si elijo trato paro y me pregunto el cambio, o si no me estaré pasando al hablarme tan duro, o si todavía tengo esa pizquita de humor cariñoso con el que sentarme a pensar, o a escribir lo que borro. Truco o trato, le digo a este Halloween post-pandemia. Pero es que hoy, hoy ya me he duchado tres veces, sacado al perro cuatro veces, visitado a mi madre, tropezado al andar, y hasta me he puesto espuma. ¿Así que trato? ¡Trato! Pues claro que trato de volver a la calma, pero hace unos días que estoy muy nerviosa, monstruosa, con demasiadas preguntas, y enfadada conmigo. Porque no siempre se logra, lo de estar mejor, ni lo de tratarse mejor; porque hay días, vidas, segundos, en los que eres una mujer adulta, y nerviosa, con tus cuestiones sin gracia, preocupada, antipática, una mujer insoportable, demasiado frágil, y con miopía de más. Días de agosto en los que, por mucho que lo trates, el truco es un fail. ¿Truco o trato? Monstrua, y no juego más. ^—*_¡Caramelo de menta y la canción del día, de Natalie Imbruglia!

Read More

Natalie Imbruglia – Torn

Jul
31

Author:

Comment

No siento nada

A veces, y esto es muy íntimo, pienso que la vida es una auto-exploración de la propia posibilidad de nosotras mismas, como si el universo hubiese decidido auto-entenderse a sí mismo, y cada una de nosotras y de nosotros fuésemos sus neuronas, células, o posibilidades, con sus sinapsis y estudios, con sus creaciones y aburrimientos. ‘No siento Nada’, voy por la mitad de esta fantástica novela gráfica de Liv Strömquist, sobre el amor contemporáneo y una investigación feminista. Libro que me regalé como acto de autocuidado, y por celebrar Santa Marta, y porque últimamente siento demasiado, sentimos demasiado. Dicen que cuánto más consciente eres de tu propia ignorancia más cerca estás de seguir aprendiendo, así que sigo con mi búsqueda por entender lo imposible. ¿A vosotras os pasa que tenéis muchas ganas de vivir pero que os sentís solas al no poder comprender qué es la vida? Siento que hay algo mucho superior, algo que no puedo llegar a comprender pero que, de algun modo y a través del arte y de la imaginación, está en cada una de nosotras. ¿Por qué tantas horas durmiendo? Y creo que la soledad es común, y que forma parte del camino para la comprensión sin palabras, más allá del lenguaje actual. Así que esta tarde he ido al cine sola, a ver ‘Tiempo’ de Shyamalan, y me he puesto a llorar en el cine, y he pasado miedo mientras me enternecía un montón, adorando a Gael, con el reposabrazos a tope. Somos la paradoja de las mariposas, he suspirado. Al salir, como si hubiese pasado una vida, ha llovido a cántaros y he llegado a casa empapada. Según lo que llevo leído de la divertida investigación de Liv Strömquist, estoy en la edad mujeril que más cuesta encontrar pareja a nivel cultural, y me pregunto si al Universo le pasará lo mismo. Así que he sacado al perro, me he duchado, y me he puesto a escribir este post. Hay una escena de la película, un fragmento del libro, que me ha llegado al alma, no os voy a hacer spoilers porque os recomiendo ambos, pero tiene que ver con las manos, con lo mucho que las manos nos recuerdan la edad que de la que de repente gozamos. Y, no, no es que me sienta tan sola, es que me cuesta mucho entender, entender la vida; y por eso os leo de amor. ^—*_¡A continuación la canción del post, Everybody’s gotta live!

Read More

Everybody’s gotta live

Jul
29

Author:

1 Comment

Inside Again

¿Y si el toque de queda fuese el chasquido de dedos de un deseo sinóptico? Estoy harta del lenguaje pandémico y de los dramas sin mojo. ¡Muy harta! Tampoco voy a ir de vacaciones, más allá de las piedras, y creo que he llegado a ese punto vital en el que vivir a solas se acerca más a una canción de Bo Burnham que a un capítulo de Bridget Jones. ¿Y si ponerse gel hidroalcohólico fuese un gesto de futuro en su extremo? ¡Manos mágicas, uñas de láser! Harta de mirar pero de no tocarte, de comer pero no tragar, harta de querer ser feliz y de ponerme el pijama al pensarte. Tampoco voy a decir que estoy mega súper hiper triste, porque me incorporo en la silla y sonrío, pero qué ganas de vida y de no recordar el mañana. Debería ir a comprarme bragas, revivir la orquídea, y dejar de enfadarme con los marcos que no están rectos. ¿Y si al volver a casa no tuviese la imperante necesidad de una ducha? ¡Un delfín, una marmota, una marta! Tampoco os voy a negar que, desde ahora mismo, tengo la vera intención de lo erótico. A lo Vito Corleone, el nuevo nombre de mi perro malito. ¿Y si la distancia social fuese nuestra historia forever? El drama de un lenguaje trasero, de una sinopsis con ángel. Que no es que esté tope de mega muy triste, que limpio las gafas con vaho y sonrío, pero necesito volver a ser cuerpos. ^—*_¡A continuación la canción del post, de Bo Burnham!

Read More

Bo Burnham – Look Who’s Inside Again

Jul
16

Author:

Comment

Vuelvo

Vuelvo. Abro la puerta de casa y reconozco mi propio olor, ese del que sólo eres consciente cuando te da por volver a tu siempre u oler el sujetador, tras tres semanas en la terraza del pueblo. Hola, le digo a mi vida en pausa. ¿Tengo propósitos? Y pongo una lavadora. Vuelvo. Activo el wifi, ahora con el pelo corto y unas ganas inmensas de volver a dormir en mi cama. Estoy cansada de hada, llamo por teléfono a mi mejor amiga, y saludo a las plantas, también cotilleo tus redes y me da por imaginarme en pareja, ya sin la esperanza de antes. Vuelvo. Abro la puerta de casa y reconozco que me he dado cancha, aunque sea la tieta que va a su bola. ¿Y si este verano fuese el último? Debería de dar las gracias, y lo hago a pesar del miedo y de ese sentimiento de bailar por dentro al abrirme. La petite mort, que se dice. No recordaba que la vida es tan corta, no recordaba dejar de usar pinza. Vuelvo, y vuelvo con más preguntas que al irme. ^—*_¡Suspiro de granizado y una canción!

Read More

C. Tangana – Nunca Estoy

Fino y Personal

Con el caparazón del revés

viernes, abril 9, 2021

Este blog pronto cumplirá 20 años, madre mía. ¿Cómo lo lleváis? Por aquí, el postoperatorio que vivo, al hablar con amigas y familiares, he descubierto que se parece…

Read More

Enhebrar la vida

sábado, febrero 27, 2021

El dedo anular ha comenzado su camino hacia la deformidad, al pasar tantas horas cosiendo los hilos se entrelazan con el deseo. En mis manos, siento el amor…

Read More